lunes, 15 de junio de 2009

Janusz Miller - ModelMayhem


Guardo en mi boca tu regalo,
tu conjunto de mitades, tus gargantas rojas.
Mi boca es el cáliz codicioso
donde impulsas tu deseo y lo condensas,
la húmeda adicción,
el pensamiento obsesionado y denso de tu pubis,
el tormento de tus ganas anegadas.
Tienes en mi boca tu guarida,
tus cosechas animales,
tus baños de saliva y caliente pensamiento.
Los besos de la fiebre entre mis labios
son caída a la tortura de mirarme y dominarme.
Te entregas al ruego de los dientes,
al dulce balanceo de los ojos entornados,
al jugo de los labios y la lengua.
La atraviesas
-brecha vehemente-
con la tensa rama de tu carne
y te entregas a la sombra de mi pelo
cuando el beso prohibido te derrota.

A la altura de tu sexo mi boca se vuelve clandestina.

3 comentarios:

Aixó dijo...

¡Potente poema! Deliciosa y delicadamente obsceno. ¡Yo quiero pasar a esa clandestinidad!

Chejuan dijo...

wow!!... quien pudiera entrar en esa guarida... brillante relato... uno casi que lo vive leyendolo...

Una mujer dijo...

Aixó, Chejuan, sólo una condición: el prohibido y excitante espacio de lo obsceno y lo secreto.