sábado, 18 de abril de 2009


Sensual la noche y la cadencia,
la violenta colisión de mi espalda contra el muro,
sensual el flujo de pasión
de tu mano subiendo por mi falda,
sensual tu boca comiéndose mi aliento,
tu cuerpo contra el mío, violento de tensión,
sensual ese gemido que se escapa entre mis dientes
cuando el pecho siente el cerco ansioso de tus manos,
sensual esa farola que ilumina nuestro fuego
y esos coches que rechinan la calzada sin saber.
Sensual la acera
y el portal donde escondemos nuestras ganas de morder y devorarnos,
sensual la prisa por mezclar nuestra saliva,
el rápido juguete de unas pieles de neón,
la fuerza del deseo
por morir de pie sobre el asfalto.

2 comentarios:

Aixó dijo...

Sensual y excitante el poema entero. ¿Cómo decirte de forma fina que me pones berraco?

FEDORA dijo...

muy,muy excitante...me haces sentir ganas de hacerlo ya mismo!!!!
te espero en fedora al desnudo!!!!
quierotusojos.blogspot.com